jueves, octubre 19

Obispo V

Con los sentimientos de Jesucristo

Con los sentimientos de Jesucristo

Reflexión Dominical
  Una cosa es bien clara: la vida de los cristianos debe mostrarse a través del testimonio. La fe no es para asumirla como algo meramente intelectual o para decir que se es creyente. La fe implica y exige ser vivida. Por eso, como bien lo enseña Pablo, debemos decir “para mí la vida es Cristo”. Más aún, nos enseña el Apóstol “no soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mí”. Por eso, todo lo que hacemos, lo hemos de realizar en el nombre de Jesús. Y así el testimonio de vida se presenta como la mejor manifestación de una vida de fe. (más…)
¡BANDIDOS!

¡BANDIDOS!

Reflexión Dominical
El pasado domingo 17 de septiembre, de manera pública, se acusó a los obispos venezolanos de “bandidos”. Concretamente se dijo: “con la bendición de unos obispos bandidos que no protegen al pueblo, que no caminan como Cristo las calles del pueblo, que no sufren, que no comparten la solidaridad con el pueblo, sino que están en una conspiración permanente, y utilizan la sotana para conspirar y dañar el país”. No es extraño el recibir ese tipo de acusaciones que, además de ser ofensivas huelen a calumnia. (más…)
Un Dios seductor

Un Dios seductor

Reflexión Dominical
Jeremías fue uno de los más grandes profetas del Antiguo Testamento. Aunque no quiso ser profeta. Puso muchos obstáculos a la llamada de Dios. Pero, a la vez se sentía vencido ante los argumentos de Dios. No importaba si era joven, si era de la familia sacerdotal proscrita en Anatot, si no sabía hablar… el Señor lo convenció e hizo su profeta. A lo largo de su vida sufrió persecuciones, castigos y menosprecios: Esto lo llevó a renegar y hasta maldecir el día en el que había nacido. Por eso, se le conocía por su rebeldía. (más…)
Confesar la propia fe en Jesús

Confesar la propia fe en Jesús

Reflexión Dominical
De nuevo Pedro: luego del episodio donde le fue recriminada su poquedad de fe, y del reconocimiento de la inmensa fe de la mujer Cananea, Pedro hace una demostración de su propia fe. Ante la pregunta del Maestro sobre quién dice la gente que era Él, da las diversas respuestas que hay en el ambiente. Inmediatamente, al ser interrogado sobre lo que él y sus discípulos afirman, Pedro responde de manera directa y precisa “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Es otra osadía de Pedro; pero esta vez le salió de lo mejor. Pues se convirtió en una confesión de fe, con una consecuencia en su futuro. (más…)
Mujer de inmensa fe

Mujer de inmensa fe

Reflexión Dominical
Muy al contrario de lo acontecido con Pedro y sus discípulos cuando se les apareció caminando por las aguas, una mujer cananea, ni siquiera israelita o creyente en Yahvé, se le acerca a Jesús reconociendo en él su poder divino. Mientras Pedro duda y se comienza a hundir por miedo a las aguas turbulentas, la mujer cananea se acerca a Jesús con plena confianza de que curará a su hija. Jesús le señala que ella no es israelita. Pero, sin timidez y con decisión, se atreve a pedir, aunque sean migajas de la mesa de su señor. Por eso, sabiendo que él podía, le ruega la curación de su hija. El señor le concede la gracia solicitada, pero, a la vez, deja una enseñanza: “Mujer ¡qué grande es tu fe!”. (más…)
Homilía en la festividad de Nuestra Señora de la Consolación

Homilía en la festividad de Nuestra Señora de la Consolación

Homilias
Táriba, 15 de agosto del año 2017.   En la película “LA PASION” de Mel Gibson, conseguimos una escena que, aunque fuerte, es hermosa y llena de ternura. Jesús ha muerto Algunos de sus allegados le descienden de la Cruz y colocan su cuerpo lleno de sudor, polvo y sangre en los brazos de su Madre María. La escena es realista, pues se observa cómo María se mancha, en sus vestidos, en sus brazos y en su rostro, con la sangre y el sudor del recién fallecido hijo. María  lo sostiene en sus brazos mostrándole el dolor que le ha acompañado desde los primeros instantes de su Pasión. No reniega ni profiere ninguna ofensa contra nadie y mucho menos contra Dios. No se deja llevar por el odio. Su fe le da fuerzas, pues sabe que Él, su Hijo, no permanecerá muerto. La espada profetizada po
Hombre de poca fe

Hombre de poca fe

Reflexión Dominical
En variados episodios del evangelio, nos conseguimos cómo Jesús alaba la fe de quienes, sin ser judíos, comienzan a ver en él al Mesías. Pero, a la vez, les recrimina, sobre todo, a sus discípulos más cercanos que son “hombres de poca fe”.  Así sucede en el episodio de la “tempestad calmada”. De igual modo, se lo dice a Pedro, quien lo desafía al verlo caminar sobre las aguas. Antes, a él y sus compañeros, Jesús les ha dicho “no tengan miedo soy yo”. La barca donde surcaban el lago se veía estremecida por las aguas turbulentas del momento. El Señor le sale a su encuentro caminando sobre ellas. Los discípulos se asustan y creen que es un fantasma. Es cuando le invita a no tener miedo y a ver quién es él. Pero Pedro, se envalentona y reta al Maestro: “Señor, si eres tú, mándame ir a ti c
Al Presbiterio de la Diócesis de San Cristóbal:

Al Presbiterio de la Diócesis de San Cristóbal:

Mensajes
“Gracia, misericordia y paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús, Señor Nuestro” (1 Tim. 1,2)   Queridos Hermanos en el Sacerdocio de Jesucristo: En las últimas semanas, hemos vivido situaciones muy particulares que han agravado la crisis en Venezuela. A pesar de los llamados del Episcopado y del mismo pueblo venezolano, el Gobierno impuso su voluntad hegemónica e instauró una “Asamblea Nacional Constituyente”, ilegal, inconstitucional y sin convocatoria del pueblo, verdadero sujeto social de la democracia. A esto se une la forma fraudulenta de realizar la elección de los “constituyentistas” y el anuncio de un universo de votantes que no se conforma con la realidad. Motivadas por dirigentes políticos y actores de la sociedad civil, se organizaron jornadas de protestas
Homilía en la festividad del Santo Cristo de La Grita

Homilía en la festividad del Santo Cristo de La Grita

Homilias
Los brazos del Cristo de los Milagros permanecen siempre abiertos. En la hermosa talla que veneramos lo están desde hace más de 400 años; y así han permanecido también por más de 20 siglos, pues desde la Cruz el Señor ha abrazado a la humanidad para sostenerla con la fuerza redentora de su amor. Hoy venimos nuevamente como peregrinos: buscamos un consuelo en medio de tantas dificultades; hacemos nuestra acción de gracias por los beneficios recibidos de su misericordia; reafirmamos nuestra fe en quien ocupa el puesto central de nuestra existencia de hijos de Dios. Es una ocasión propicia para reflexionar sobre algunos aspectos y elementos de nuestra vida de cristianos. Lo hacemos inspirados en su Palabra, movidos por el Espíritu y en plena comunión con Dios Padre. En esta celebración eu
www.000webhost.com