domingo, mayo 26

Mensaje del Obispo de San Cristóbal al finalizar la Visita Ad Limina

 

A mis hermanos sacerdotes y demás miembros de nuestra Iglesia local de San Cristóbal

 

Un cariñoso saludo para todos en el nombre del Señor Jesús.

Hemos finalizado la Visita ad Limina. Los obispos venezolanos hemos encontrado al Papa Francisco y sus cooperadores más cercanos. Hemos presentado la vida de nuestras Iglesias locales, así como las angustias y esperanzas de nuestro pueblo. Hemos podido presentar la real situación de Venezuela y también hemos recibido sugerencias y recomendaciones para nuestro trabajo de pastores. Una de las cosas que han destacado el Papa y sus colaboradores ha sido la cercanía de los obispos y sacerdotes con el pueblo de Dios y nos han alentado a profundizar y reafirmar esa cercanía.

Ha sido una experiencia de la gracia de Dios y el Papa Francisco nos ha confirmado en nuestro ministerio y en la fe. Esto nos permitirá seguir al lado del pueblo al que pertenecemos. En estos días hemos vivido fraternamente y se ha reforzado la amistad entre todos los obispos. Hemos aprovechado para enriquecernos mutuamente con la reflexión y la oración, además de vivir estos días de intenso trabajo con alegría y compañerismo

En los próximos días les haré llegar un informe más detallado de las principales actividades de la Visita Ad Limina.  De todos modos, quiero decirles que los he tenido muy presentes en la oración y en la Eucaristía.  El pasado 12 de septiembre, como les había indicado, ofrecí mis oraciones, Eucaristía y actividades, de manera particular por todos ustedes, sacerdotes y miembros de la Iglesia de San Cristóbal.  Seguimos en comunión fraterna y nos preparamos para la próxima Asamblea Diocesana de Pastoral el 12 octubre cuando celebramos un nuevo aniversario de nuestra diócesis.

En los próximos días participaré en un Congreso sobre el Santo Papa Pablo VI donde podré hablar de cómo edificar la civilización del amor en la Venezuela de hoy.

Los saludo y reitero mi comunión y compromiso de pastor con todos Ustedes. La Virgen de la Consolación nos siga protegiendo y los brazos amorosos del Santo Cristo de La Grita sostenga nuestro trabajo evangelizador.

 

Con mi cariñosa bendición de pastor,

 

+Mario del Valle, obispo de San Cristóbal.

16 septiembre 2018

www.000webhost.com