domingo, agosto 25

A toda la comunidad de formadores y seminaristas del Seminario Diocesano Santo Tomás de Aquino

Mi saludo afectuoso y bendición de Pastor.

Al iniciarse el nuevo año académico quiero enviarles, junto con mi saludo, un mensaje para animarles e invitarles a seguir creciendo en la identificación a Cristo Sacerdote. Comienza el curso en un momento muy difícil y desafiante para todos nosotros.  La más grave crisis de su historia golpea a nuestro país y esto trae sus consecuencias a todos incluso el Seminario. Sin dejar a un lado lo que nos toca hacer es necesario confiar en la Providencia Divina. Con ella podremos responder a las dificultades que se nos van presentando.

Quiero señalarle que, además de las virtudes y actitudes que señalan en nuestro Proyecto Educativo y la nueva Ratio Studiorum, hay que desarrollar cuatro de modo particular:

  1. Actuar, estudiar, vivir FIRMES EN LA FE. Esta es una actitud irrenunciable que nos permitirá leer en los signos de los tiempos la voluntad de Dios y actuar en su Nombre con testimonio convincente. Hoy más que nunca hemos de ser hombres de una fe que de frutos en la caridad pastoral dentro y fuera del Seminario. Esa fe nos impulsará a identificarnos con Cristo Buen Pastor.
  2. Tener RECTITUD DE INTENCIÓN. Esto significa actuar con temor de Dios y ser hombres de y para la verdad. Con ello, podremos vivir los consejos evangélicos y las Bienaventurados.
  3. Profundizar en la COMUNIÓN. Así podremos vivir como hermanos y compartir todo sin que nadie pase necesidad. La austeridad nos permitirá hacer patente la opción preferencial por los más pobres.
  4. AMAR A LA IGLESIA, con sus riquezas y limitaciones, pero sin olvidar que es el Cuerpo de Cristo guiado por el Espíritu. Ese amor a la Iglesia se expresa de muchas maneras y en ustedes en la preocupación por formarse como los sacerdotes que quiere el Corazón del Buen Pastor.

Debo destacar y agradecer la actitud fraterna de acompañamiento y solidaridad con su compañero Francisco quien se vio delicado de salud. Dios les pague. Eso habla del amor fraterno que reina entre ustedes.  A los que llegan al Propedéutico nuestra bienvenida y a todos los demás mi voz de aliento. Para todos, ÁNIMO Y ADELANTE EN EL NOMBRE DEL SEÑOR.

Los tengo presentes en la Eucaristía y en mis oraciones, cuento con las de ustedes. La Virgen de Consolación les cuide y el Santo Cristo de La Grita los sostenga

Con mi cariñosa bendición de Pastor

 

 

+ Mario, obispo de San Cristóbal

24 de septiembre 2018, día de Ntra. Sra. De la Merced

www.000webhost.com