jueves, octubre 19

Subsidio para la realización de la IV Asamblea Parroquial en la Diócesis de San Cristóbal

 

“Somos embajadores de Cristo para la reconciliación, la construcción de la paz y la defensa de la vida” (cfr. 2 Cor 5, 17-21)

 

Realizadas las tres asambleas parroquiales indicadas por monseñor Mario Moronta en todas las parroquias de la Diócesis de San Cristóbal. Se dialogó buscando desentrañar el sentido de la crisis, para dar respuestas al drama que afecta al pueblo venezolano en general, de reflexionar sobre el mensaje de nuestros Obispos y de revisar qué estamos haciendo y qué vamos a hacer. La Iglesia del Táchira se propone realizar una cuarta Asamblea Parroquial, como aporte para el pueblo de Dios, en la búsqueda de la reconciliación y de la construcción de la paz entre los venezolanos y los tachirenses.

Cada uno de los encuentros anteriores ha permitido escuchar la voz de la Iglesia que es madre y maestra. En el primer encuentro celebrado en torno a Pentecostés, hemos querido romper la incertidumbre y escuchar qué nos dice Dios.

En la segunda Asamblea Parroquial, celebrada en pleno fragor de la crisis política y social de Venezuela, se escuchó el mensaje de nuestro Obispo diocesano al presbiterio y al pueblo del Táchira; se nutrió de la Exhortación de la XLIII Asamblea Extraordinaria Plenaria del Episcopado venezolano y se atendió al llamado del Santo Padre Francisco, a procurar la paz y en especial, buscar a los más pobres (opción preferencial). Cada encuentro ha permitido identificar temores y amenazas, fortalezas y oportunidades; así como escuchado la voz de Dios que nunca nos abandona. La tercera Asamblea apuntaba a indagar qué estamos haciendo; y qué podemos hacer.

En este momento particular, la Iglesia debe ser luz en estos momentos de oscuridad, promoviendo en la sociedad el diálogo franco como hermanos, la cultura de la vida mediante la defensa de la vida, la reconciliación y la construcción de la Paz.

 

DESCARGUE EL DOCUMENTO COMPLETO AQUÍ: IV ASAMBLEA PARROQUIAL SUBSIDIO

 

Objetivos del encuentro de la IV Asamblea Parroquial:

  1. Procurar como hijos de Dios y embajadores de Cristo desde la familia, desde la comunidad y desde la Iglesia: la reconciliación entre todos los venezolanos, cooperar en la construcción de la paz y defender la vida en todas sus expresiones.
  2. Preparar agentes evangelizadores (de reconciliación y de construcción de paz) para los diversos ambientes que nos toca vivir.
  3. Proponer una serie de temas que permitan o faciliten el encuentro, la reflexión y el diálogo entre los venezolanos y los tachirenses.

 

Metodología de trabajo.

En este subsidio vas a encontrar algunas herramientas que te permitirán ser embajador en la construcción del Reino de Dios, en tu familia, en tu comunidad, en tu trabajo, en la sociedad. La cuarta asamblea parroquial es solo el punto de partida (preparación), para este hermoso trabajo de evangelización y tal como lo indica nuestro pastor diocesano: “de reconstrucción de nuestra sociedad y recuperar el tejido social”. Se parte de una primera etapa (Jueves 12 de octubre), de formación o preparación de los animadores o facilitadores de la jornada, para luego en una segunda etapa ir por todos los rincones de la Parroquia desarrollando los temas, tal como lo disponga el Párroco y el consejo de pastoral parroquial, en cuanto a tiempo y alcance.

En la segunda etapa, la tarea implica la reflexión personal y comunitaria, se pueden realizar varias reuniones o encuentros para tratar cada tema (siete en total), siempre partiendo de la necesidad de ser constructores de la paz, defender la vida y promover la reconciliación. Por tanto, las actividades se pueden desarrollar en la Parroquia, centros educativos, en las comunidades eclesiales de base, en las familias, en los grupos de apostolado, en el barrio, en la urbanización, conjunto residencial o comunidad parroquial, o en donde lo considere prudente; siempre que se permita la oportunidad para fomentar la paz, la reconciliación y la defensa de la vida, en cada rincón de nuestra Diócesis. Se sugieren siete encuentros que se desarrollen en una semana, en un mes, o como se considere más conveniente al grupo de participantes; preferiblemente durante los meses de octubre y noviembre de este año.

De acuerdo a la particularidad de cada sitio, el encuentro se puede desarrollar en cuanto a la duración y contenido, como se considere oportuno. Se puede iniciar la reunión con el rezo del Santo Rosario u otra oración, desarrollar el tema, realizar las actividades sugeridas y finalizar con el rezo del Padre Nuestro y el abrazo de la Paz. Incluir cantos adecuados a la temática compartida.

 

 

www.000webhost.com